Sí, somos de Champions

ValenciaCF_clasificado-champions_leagueEl Valencia CF es equipo Champions al eliminar en el Estadio Luis II al Monaco.

Decía Calderón de la Barca que la vida es sueño y el nuestro es: Si, somos Champions. Pues bueno, los sueños están para cumplirse. Los aficionados valencianistas, los jugadores, el cuerpo técnico, la directiva, todos los trabajadores del club y Peter Lim cumplieron ayer un sueño: el Valencia CF era de Champions.

El Valencia CF se presentaba en el estadio Louis II de Mónaco arropado por 1000 aficionados valencianistas que se desplazaron tras casi 15 horas de bus y por millones que estaban en sus casas, en sus bares de siempre, en sus vacaciones, en sus coches…

Sobre las 20h de la tarde ya se sabían los 11 jugadores valencianistas que iban a formar parte de la historia. En la portería, el ya acostumbrado Mathew Ryan acompañado con su pareja de centrales Vezo y Mustafi, las bandas eran para Barragán y Gayà. Línea de tres en el centro del campo con Fuego, Enzo y el capitán Parejo. Completaban el once Rodrigo, Feghouli y Negredo. Precisamente Álvaro Negredo, el tiburón de Vallecas que ya cuajo un gran encuentro en su ciudad natal el pasado sábado, iba a adelantar al conjunto de Nuno en el minuto 5 de partido con un golazo digno de los más grandes. Una pérdida atrás de Fabinho en tres cuartos de campo y una carrera hasta la frontal del área, hicieron que Negredo se plantara frente a Subasic y eligiera la opción más difícil: una sutil vaselina al alcance de unos pocos elegidos que batía al portero.

El conjunto de Nuno era dueño y señor del encuentro mientras que al Mónaco no le duraba el balón ni veinte segundos. Sin embargo, en un balón colgado, Ryan salió a por uvas y el rechace le quedó a Raggi, que tiró ajustado al palo y marcó el empate. Había falta previa a Gayà, aunque Rizzoli no lo vio. Era el minuto 17 y el partido estaba empate a uno. El Valencia CF siguió con su buena primera mitad, y aunque no gozaba de ocasiones muy claras, conseguía ser el dominador y no dejaba que el Mónaco creara peligro en las inmediaciones del portero australiano. El cuadro che, liderados por un descomunal Enzo Pérez, por la seguridad de Vezo y Mustafi y por las galopadas de Feghouli estaba cada vez más cerca de alcanzar la cima.

Así se llegaba al descanso, con una ventaja de dos goles en la eliminatoria. Igual que al principio, pero con 45 minutos tan solo por disputarse y con la ventaja de que esos dos goles no te dejaban fuera, sino que te llevaban, al menos, a la prórroga. El Valencia CF salió algo más relajado en la segunda mitad y, pese a que el Mónaco no creaba sensación de peligro, tampoco se generaban ocasiones. En una de estas, llegaba un polémico gol (otro), precedido por un fuera de juego de Carrillo. Un gol de Elderson que ponía el corazón en un puño a los valencianistas. Quedaban 15 minutos y al Valencia CF le faltaban fuerzas. Encerrados atrás, los valencianistas aguantaron los embestidas (sin mucho peligro, todo hay que decirlo) del Mónaco y tras 6 (¡seis!) minutos de descuento, el árbitro decía que se acabó, que ya no podía darle más opciones al Mónaco. Toda la gente que quiere al Valencia CF saltaba de alegría, se declaró el estado de felicidad en el valencianismo. El Valencia CF volvía donde siempre tuvo que estar, donde están los mejores, donde los sueños se seguirán haciendo realidad: la UEFA Champions League.

Autor: Alvaro Benzal.

Foto: Valencia CF.

Be the first to comment on "Sí, somos de Champions"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*